Malva - Malva Sylvestris

          
                                

La malva es una planta con reconocidas propiedades curativas desde hace mucho tiempo. Las hojas y las flores son las partes de la planta que contienen principios activos y sustancias beneficiosas para la salud. Hay que coger frescas las flores y las hojas y luego dejarlas secar o comprarlas ya secas para poder usar luego con fines medicinales.

Las propiedades medicinales de la malva más relevantes son como antiinflamatorias, laxantes, demulcentes, emoliente, digestivo, antidiarreico, expectorante, cicatrizante, diurética. Ayuda a en afecciones de la piel como forúnculos y granos, heridas, ulceras, llagas, quemaduras solares y de otro tipo, abscesos, hemorroides, eczemas, dermatitis, picaduras de insectos, estreñimiento, calma la tos, gastritis, ulceras gastroduodenales, cistitis, faringitis, laringitis, bronquitis, conjuntivitis, resfríos, anginas, enfisema pulmonar, asma, estomatitis, nefritis, reflujo gastroesofagico, vaginitis, dolores dentales, aftas bucales.

Además mejora la defensa del organismo para combatir enfermedades, desinflama la vejiga, la mucosa del estomago, intestino, garganta, amígdalas, boca, encías, sequedad ocular, afonía, ronquera, catarros, baja la fiebre, alivia dolor reumático y artrítico, gota, favorece el crecimiento del cabello. La malva puede usarse en forma interna o externa ya que en ambas formas es realmente muy efectiva para resolver las patologías mencionadas anteriormente. Se puede preparar una infusión o decocción, pero también cataplasmas, para realizar gárgaras, lociones. Hay varios tratamientos cosméticos que usan a la malva por ser realmente positivo para mantener o recuperar la salud de la piel y el cabello. La malva tiene probadas propiedades curativas por eso también la industria farmacológica la usa en cremas u otros productos cosméticos y medicinales.

Esta planta malva es muy segura por lo que la se puede usar con confianza ya que no tiene contraindicaciones por su consumo. Para lograr resultados óptimos en el uso de la malva como remedio casero se debe ser constante ya que los tratamientos naturales son efectivos pero requiere de más tiempo que los medicamentos convencionales. Según la patología será el tiempo que deba usarse la malva. La malva realmente puede resolver problemas de salud y aliviar síntomas por lo que vale la pena probarla y experimentar sus efectos positivos. Si tenemos dudas sobre cómo usarla correctamente se debe consultar al médico.

Beneficios para la salud y propiedades medicinales de la Malva

La malva, cuyo nombre científico es Malva sylvestris es rica en vitaminas A, B1, B2 y C y sus principios activos (taninos, aceites esenciales y mucílagos) se encuentran en las flores y las hojas.

La malva está indicada para tratar afecciones de la piel, obteniéndose muy buenos resultados en los casos de heridas, forúnculos, eczemas, úlceras, llagas y picaduras producidas por insectos, ya que su contenido de mucílago aporta cualidades protectoras.

A nivel respiratorio, puede utilizarse en pacientes con asma, faringitis y bronquitis, así como en caso de tos persistente, catarro (es expectorante) y disfonías.

Otra propiedad medicinal de la malva es la de tratar la inflamación gastrointestinal, problemas de aumento o disminución del tránsito digestivo (diarrea o estreñimiento) ya que regula esa actividad, y en reflujo esofágico.

También los beneficios de la malva abarcan las hemorroides, vaginitis, y afecciones del aparato urinario como inflamación de uretra, riñones, vejiga y cuando hay producción escasa de orina.