LOS BENEFICIOS DE LA LIMPIEZA INTESTINAL?

La limpieza de colon es una práctica que debería acompañar a todas las terapias de desintoxicación. Es incómoda y desagradable; incluso puede resultar dolorosa. Pero sus beneficios la ubican como una de las técnicas de autosanación más apreciadas entre la medicina alternativa.

Los tejidos del sistema linfático ubicados alrededor de los intestinos forman la base de nuestro sistema inmune. Mediante el funcionamiento apropiado del intestino grueso, libre de toxinas y con una excelente absorción de nutrientes, es que nuestra capacidad de autosanación se maximiza. De hecho, es una teoría que muchas de las enfermedades autoinmunes se desarrollan debido a las condiciones de saturación de los intestinos.

Sólo mediante la irrigación de colon o la hidroterapia de colon, es posible hoy en día tener un colon sano, capaz de desintoxicar el cuerpo adecuadamente.

Las toxinas que se acumulan en el intestino pueden datar de varios años. Hay quienes dicen que se pueden acumular residuos tóxicos hasta por treinta años, y la principal prueba de esas aseveraciones es la textura y color de los residuos que son liberados tras varias sesiones de hidroterapia de colon.

La materia fecal que se desprende del intestino grueso llega a asemejar, en textura y color, a la cámara de la llanta de una bicicleta. Después de una sesión, las personas se sienten más relajadas y livianas, llenas de energía. Sus intestinos renuevan su capacidad para absorber nutrientes y para eliminar residuos tóxicos.

La razón por la que la limpieza de colon es una parte fundamental de un proceso de desintoxicación, es que todas las toxinas liposolubles son enviadas al intestino grueso, y si éste no puede eliminarlas, debido a la acumulación de toxinas y a la saturación del tracto intestinal, son reabsorbidas por el cuerpo y llevadas al torrente sanguíneo.

Esto es particularmente peligroso después de una limpieza hepática y de un ayuno prolongado, pues el cuerpo intenta liberar toxinas que se encontraban neutralizadas en los depósitos grasos y al no poder hacerlo, éstas elevan la acidez de la sangre y empiezan a dañar los órganos.

Sólo una persona que por años ha practicado una alimentación saludable, como la macrobiótica, puede permitirse realizar ayunos o terapias de desintoxicación sin una serie de irrigaciones de colon, pero la dieta moderna, llena de aditivos tóxicos, carbohidratos y grasas saturadas, hace imposible que nuestro cuerpo tenga la capacidad de eliminar los residuos tóxicos sin esta ayuda.