Chuchuguaza - (Maytenus laevis)


Cura la Artritis

La corteza de chuchuguaza se obtiene de los árboles pertenecientes a la familia botánica Celastracea, género Maytenus, especie Laevis Reiss, que son de gran tamaño, ecológicamente del bosque húmedo tropical, especialmente de la cuenca amazónica.

Historia

El Dr. Mauro Hernández Mesa, importante homeópata colombiano nos cuenta historias muy interesantes de la Chuchuguaza. Nos dice que en el Amazonas hubo un curandero llamado Cariquiari, conocedor de las propiedades medicinales de muchas plantas y su manera de emplearlas. Este indígena curaba la impotencia y el reumatismo con el cocimiento de Chuchuguaza. Pero esto es historia que data de 1858.

El Dr. Mauro nos cuenta también que por la obra del Dr. Juan de Santa Cruz, el emperador Inka Sinchi Roca, muy activo sexualmente, mandaba buscar por las selvas la corteza de chuchuguaza y otra de la familia Euphorbiácea, plantas estas consideradas diabólicas por la iglesia en ese entonces.

Fue tanta la importancia que tuvo la chuchuguaza hace unos 10 años que la medicina folclórica la consideraba como una panacea para la curación del reumatismo y la artritis.

 

                            


Conocimientos actuales

Debido a informaciones folclóricos por una parte, y por otra al poco adelanto que ha tenido la farmacoterapia anti-artrítica, a pesar de que las enfermedades de los huesos han aumentado considerablemente, la señora Myriam Moya S. Decidió hacer su tesis de grado como química farmacéutica bajo la dirección del profesor asociado Jorge E. Olarte, sobre la Chuchuguaza, y comprobar que había de cierto, sobre las propiedades de esta planta.

La tesis se titula "ESTUDIO FITOQUÍMICO Y FARMACOLÓGICO DE UN ANTIARTRÍTICO DE ORIGEN VEGETAL" que se halla publicada en la Revista Colombiana de Ciencias Químico Farmacéuticas, No 2, Vol. 3 del mes de septiembre de 1979.

Los autores han llegado a la siguiente conclusión: "Se efectuó el estudio químico-farmacológico del Maytenus Laevis Reiss. Se compara la actividad biológica del extracto con la de la fenilbutazona, la indometacina y la aspirina, empleando el edema de Heind-Paw, inducido por dextrano de ratas como indicador.

El extracto mostró acción analgésica y antiinflamatoria. La fracción colorada del extracto demostró ser la responsable de la actividad. La dosis necesaria para producir los efectos antiinflamatorio y analgésico es varias veces inferior a la dosis tóxica".

Es de hacer notar que las drogas empleadas para el tratamiento de la artritis tienen efectos colaterales y efectos tóxicos. En cambio la corteza de Chuchuguaza no los tiene.

Como si lo anterior fuera poco, la Chuchuguaza tiene otras propiedades conocidas por el pueblo. Se emplea como astringente contra las diarreas, especialmente de origen amibiaceo, y exteriormente en baños de asiento, para descongestionar las hemorroides.

En una zona de la Argentina, según el Dr. Carlos Hugo Burstaller Ch., autor del libro "VUELTA DE LOS VEGETALES", utilizan la corteza de Chuchuguaza para combatir el vicio del alcoholismo. Asegura que haciendo un tratamiento consistente en tomar diariamente un cocimiento diario de 30 grs. por litro de agua, se consigue curación definitiva de este denigrante vicio.